Embargo al Ayuntamiento por no pagar las costas judiciales

Tema en 'Foro General BMW' iniciado por Albercien, 26 Feb 2007.

  1. Albercien

    Albercien Guest

    Me la han pasado esta mañana, la pego tal y como:

    """"""
    La Juez embarga al Ayuntamiento por una deuda con un conductor que ganó un juicio por una multa de aparcamiento

    “Se decreta el embargo de todos los saldos y depósitos en Caja Madrid”


    Madrid, 26 de febrero de 2007.- El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 21 de Madrid ha dictado el pasado día 16 de febrero orden de embargo contra el Ayuntamiento de Madrid como consecuencia del impago por parte del consistorio de una deuda de 466,38 euros por las costas de un procedimiento judicial. Dicho procedimiento fue ganado por un conductor madrileño, asistido judicialmente por DVUELTA, al considerar que le fue injustamente impuesta una multa de aparcamiento de 40 euros.

    En la Providencia, y dado que desde abril de 2006, en que se determinaron las costas a satisfacer por el consistorio, éste no ha satisfecho la deuda con el ciudadano, la Juez determina que “no habiéndose consignado la cantidad requerida de 466,38 euros se decreta el embargo de los saldos favorables de las cuentas y de los depósitos que el Ayuntamiento de Madrid tenga abiertos en la entidad Caja Madrid”. No hay constancia de que, a fecha de hoy, el Ayuntamiento haya saldado su deuda.

    La empresa DVUELTA interpuso en nombre de su cliente una demanda judicial contra el Ayuntamiento por haber tramitado defectuosamente una multa de tráfico. El Juzgado dio la razón al recurrente, y además impuso las costas del juicio al Ayuntamiento, que ascendieron a 466,38 euros.

    Pésimo ejemplo municipal

    Pese a haber requerido el Juzgado hace meses al Ayuntamiento el pago de las costas judiciales, éste no ha satisfecho dicho pago. A juicio de DVUELTA, resulta verdaderamente paradójico que el Ayuntamiento de Madrid, implacable recaudador de multas, no predique con el ejemplo haciendo frente a sus deudas voluntariamente; DVUELTA quiere resaltar, asimismo, el mal ejemplo de la Administración municipal, cuya credibilidad reside, básicamente, en el cumplimiento de sus obligaciones para con los vecinos. Al parecer, para el Consistorio no es aplicable la reciprocidad en las obligaciones de pago.

    Por ello, DVUELTA anima a recurrir las multas, único camino que le queda al ciudadano para tratar de evitar el objetivo recaudatorio, que ya nadie cuestiona, de los procedimientos sancionadores. Los jueces, una vez más, nos dan la razón."""""""

Compartir esta página