Informe economía BBVA: inmigrantes compraron 1 millón de usados año pasado

Tema en 'Foro General BMW' iniciado por Gavira, 2 Abr 2006.

  1. Gavira

    Gavira Tr3s españoles, cu4tro opiniones. Miembro del Club

    Registrado:
    28 May 2004
    Mensajes:
    70.003
    Me Gusta:
    26.886
    Ubicación:
    (MA) Puerto Banús
    Modelo:
    GaviRAV4 177hp
    Los inmigrantes llegan a comprar más de un millón de coches usados al año


    El BBVA señala al colectivo como el gran motor de la segunda mano, que en breve moverá más vehículos que el mercado automovilístico nuevo.

    Lo cerca de cuatro millones de inmigrantes, con o sin permiso de residencia, que viven en España representan la gran esperanza para el sector de la segunda mano automovilística. Este colectivo tiene una potencial capacidad de compra de nada menos que 1,4 millones de unidades al año o, lo que es lo mismo, casi la misma cantidad de vehículos nuevos que se vendieron en 2005.

    Así lo cree que la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), que destaca que algunas marcas han visto en los inmigrantes un importante nicho de mercado. En un reciente estudio sobre el vehículo de ocasión, el Servicio de Estudios de BBVA coincide con Faconauto en el auge de los turismos de segunda mano que, afirma, en 2010 supondrán el doble de ventas que los recién estrenados.

    La patronal de los concesionarios calcula su estimación en función de la tasa de motorización de los inmigrantes, que cifra en 400 coches por cada 1.000 personas. Similar a la media española (450).

    Potencial de compra

    Al ser próximos los dos ratios, el potencial de compra es muy parecido. De los 1,4 millones previstos, la mayoría serían usados, puesto que según sus datos el 95% de las unidades que adquiere el colectivo son de segunda mano. De este modo, sólo los inmigrantes podrían llegar a comprar casi la misma cantidad de coches usados que se vendieron el año pasado en España (1,5 millones).

    La implantación de la matrícula única en todo el país y la ampliación a dos años del plazo de garantía de estos coches han sido decisivas en el auge del vehículo de ocasión.

    El prototipo de coche usado demandado por los inmigrantes es un vehículo con una antigüedad media de entre ocho y nueve años. Se trata, por lo general, de modelos amplios, de configuración familiar, con un equipamiento muy básico y con un precio que ronda los 4.000 euros.

    El presidente de Faconauto, Antonio Romero-Haupold, destaca que «este colectivo está dinamizando no sólo el sector de la segunda mano, sino que ha generado un mercado de tercera mano a base de sucesivas transmisiones». El BBVA calcula que la accesibilidad a un vehículo usado representa el 17% de los ingresos de un inmigrante. Un esfuerzo mucho menor que en el caso de un turismo nuevo, cuando el porcentaje se dispara al 25%.

Compartir esta página