Reciclaje industrial, ¿qué hago con mi coche viejo?

Tema en 'Foro General BMW' iniciado por Gavira, 17 Ago 2007.

  1. Gavira

    Gavira Tr3s españoles, cu4tro opiniones. Miembro del Club

    Registrado:
    28 May 2004
    Mensajes:
    70.040
    Me Gusta:
    26.966
    Ubicación:
    (MA) Puerto Banús
    Modelo:
    GaviRAV4 177hp
    Artículo de El Mundo
    http://elmundomotor.elmundo.es/elmundomotor/2007/08/16/usuarios/1187281360.html


    ¿Qué hago con mi coche viejo?

    A la hora de deshacernos de nuestro viejo coche hay multitud de opciones. Podemos llevar el vehículo a un Centro Autorizados de Tratamiento (CAT), unas instalaciones que aseguran el tratamiento medioambientalmente correcto del mismo. Sin embargo, también existen otros recursos como los desguaces, donde además nos ofrecerán alguna cantidad de dinero e incluso los propios concesionarios, en el caso de que queramos adquirir uno nuevo.

    Esta es una pregunta que asaltará sin remedio a cualquier conductor en algún momento de su vida como propietario y por ello la Federación Española de Recuperación (FER), junto con la Asociación Española para el Tratamiento Medioambiental de los Vehículos Fuera de Uso (Sigrauto), ponen en marcha una campaña que promueve la gestión y tratamiento respetuoso con el medio ambiente de los vehículos fuera de uso.

    La FER recomienda a los usuarios que acudan directamente a los Centros Autorizados de Tratamiento (CAT) cuando necesiten realizar los trámites de baja definitiva de su vehículo, puesto que de esta forma contribuirán a reducir el impacto ecológico de la gestión de estos vehículos.
    Asimismo, arguyen que de esta forma los usuarios evitarán recurrir a la Dirección General de Tráfico para dar de baja su vehículo, pues existe la opción de pagar la tasa por la baja en el mismo centro y conseguir en un solo trámite el certificado de destrucción válido como justificante de baja. Pero ¿qué son y qué hacen realmente en estos centros?

    Los CAT son instalaciones que cumplen los requisitos que marca la ley para poder dar un tratamiento medioambientalmente correcto a los vehículos al final de su vida útil. Allí los vehículos se someten a un proceso que consta de cinco pasos para no contaminar y aprovechar de nuevo sus materiales reciclándolos.

    El primer paso es la descontaminación que consiste en la extracción de los residuos peligrosos (combustible, aceites del motor, líquidos de refrigeración, de frenos y anticongelante; filtros, etc.). El segundo es la retirada de componentes reutilizables para su venta. Los últimos tres pasos nos llevan a la compactación, la fragmentación en pedazos de 20cm y 40cm y por último el reciclado. Estos centros están autorizados por las correspondientes comunidades autónomas.

    Por dónde empezar

    Cuando tomamos la decisión de dar de baja nuestro vehículo tenemos que saber que siempre hay que presentar un certificado de destrucción. Para ello se puede acudir a un centro especializado y la forma de localizar el CAT que más le convenga se hace a través de la página web del fabricante de su vehículo o bien, mediante la página web de Sigrauto, donde disponen de listados y mapas para acceder al centro de tratamiento más cercano.
    Una vez localizado el centro tenemos que acudir con nuestro vehículo y la documentación pertinente, es decir, la tarjeta de inspección técnica, el permiso de circulación y una fotocopia del DNI. A continuación se paga la tasa por la baja del vehículo en el mismo centro y así se evita el trámite de tener que acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico.

    En los casos en los que el titular quiera beneficiarse de la deducción del Plan Prever, la tramitación de la baja podrá realizarse bien en el mismo CAT o bien en la Jefatura Provincial de Tráfico correspondiente, acompañando a la documentación del vehículo de un certificado de destrucción emitido por un centro autorizado.

    Otras opciones

    También existe la opción de llamar a un desguace para deshacernos de nuestro vehículo. En ese caso, estas empresas se encargan de recoger el vehículo con una grúa, hacer todo el papeleo (que también engloba el abono de tasas) y en algunos casos incluso pagar por nuestro coche viejo. Por ejemplo, en desguaces La Torre pagan hasta 60 euros por un Renault 21 del año 91.

    En el caso de que el propietario además de quitarse de encima su vetusto vehículo quiera comprarse uno nuevo, podrá acudir a un concesionario donde también se ocupan de todos los trámites de forma gratuita y del correspondiente plan Prever que todavía estará vigente hasta el 31 de diciembre de este año.

    Por otra parte, según datos aportados por la Federación Española de Recuperaciónen España se recupera el 90% de los automóviles al final de su vida útil, "lo que la sitúa a la cabeza del mercado europeo en reciclaje de vehículos fuera de uso, donde la media comunitaria ronda el 85%.
    La Federación Española de la Recuperación (FER) es una asociación creada en 1982 con el fin de agrupar y defender los intereses de las empresas dedicadas al reciclaje de residuos en los distintos ámbitos económicos y sociales.



Compartir esta página