Relato de Moto cachondo

Tema en 'Moteros BMW FAQ Club' iniciado por leoper, 16 Ago 2005.

  1. leoper

    leoper Baneado Baneado

    Registrado:
    5 Oct 2004
    Mensajes:
    30.778
    Me Gusta:
    8
    Ubicación:
    Albacete
    Esto es un recorte que tenía por ahí....para que os echeis unas risas por lo menos...

    Nunca debí echarme novia.
    Y sobre todo, nunca debí haberla invitado a dar una vuelta en mi moto. El primer día que la Pili vino a darse un paseo le advertí de cómo debería comportarse un buen paquete :

    - “ Agárrate fuerte a mi. Sigue los movimientos que yo haga o quédate como un palo, pero no hagas ningún gesto brusco cuando tumbe, ni te asustes. Lleva los pies bien fijos en las estriberas y no te eches encima de mi cuando frene. Si algo te va mal, me das un toque en la espalda y paro. Lleva la pantalla bajada y no tragarás insectos “

    Pero no me hizo caso. En la primera salida no se agarró a mi cintura sino a los hierros del portamaletas. A la primera arrancada noté un alivio en la suspensión trasera al que no dí importancia. Unos kilómetros más tarde noté que la Pili no me acompañaba.... Dí la vuelta y me la encontré en un charco de sangre. Estuvo dos semanas en el hospital recuperándose de los traumatismos...., pero tengo que reconocer que la tía era valiente....

    A la semana de darle el alta, volvimos a intentarlo. Esta vez se agarró con fuerza a los michelines. Rodamos alegremente durante horas, y cuando al regresar vi su cara, me espanté : Estaba pálida, con la mirada pérdida en el infinito, su pelo- antes rubio- era blanco como la tiza y, presa de una extraña locura, sólo era capaz de murmurar frases inconexas como : “ el camión, no, no.....!! ¡la curva se cierra !, vamos a morir!! “ y barbaridades por el estilo.....
    Pero el que peor librado salió aquel día fui yo : Me había clavado las uñas en los michelines, traspasando la chupa de cuero con tal fuerza que me salía sangre y precisé asistencia médica.

    Unos días más tarde probamos a repetir la experiencia. Ella había tomado una caja entera de trankimazin y su rostro reflejaba una tranquilidad celestial. Arranqué delicadamente y en veinte km todo iba como la seda pero......en una curva cerrada, tal vez me confié excesivamente. Tuve que clavar frenos para evitar el accidente. Sólo entonces la ví. La vi pasar por encima de mi., describiendo una parábola perfecta hasta incrustarse con un poderoso estruendo contra el guardarrail. ¡ Que fabulasamente bien que hacen los cascos hoy en día !!, Perforó el metal como un misil.... ¡ Y que tios abnegados los bomberos !, ¡Cómo trabajaban con las radiales para sacarla del amasijo de hierros en que habí quedado convertido el guardarrail tras el impacto de la Pili !.

    Los 3 meses en el hospital pasaron volando. Creo que cuando le propuse el siguiente paseo, ella no las tenía todas consigo, pero así y todo, aceptó.
    Cuando se subió a la moto, me pareció sentir que estaba temblando y algo así como si murmurara una oración...¡ Que teatreras son las mujeres !. En las rectas de la general todo fue bien, hasta que llegamos al primer puerto y llegar a la chicane junto al precipicio se asustó. La muy boba dio una especie de brinco que me desestabilizó y, a duras penas conseguí no caer. Ella no se mantuvo tan bien y salió despedida por el lateral. Nunca he visto a nadie dar tantas volteretas. Rodó haciendo la croqueta por la escarpada pendiente hasta que se escuchó un CRONK y se detuvo en la sima. La verdad es que los del helicóptero de rescate fueron unos enrollados sacándola de allí abajo.

    Aguanté un año con ella en el hospital, sin ponerle los cuernos ni nada y todavía, cuando salió, la muy asquerosa decía que le apetecía mucho lo de la moto.
    Logre convencerla para una excursión por la costa. El viaje fue perfecto hasta que comencé a notar un olorcillo como a quemado. Me detuve en la cuneta para revisar la moto, pensando que sería un fallo del sistema eléctrico o que habíamos recalentado el freno, pero nada. Revise la moto concienzudamente, pero allí no se veía ninguna avería. Entonces miré a la Pili y me di cuenta del problema... ¡ Si sería tonta la tía que, de puro miedo, en vez de poner los pies en las estriberas, había enganchado na pierna en el escape !!!.
    La piel quemada se había quedado pegada al tubo y ella del pánico, ni advertía el dolor...
    ¡ No os podeis imaginar lo que me costó desincrustar toda esa carne churruscada del escape y que se volviera a ver bonito el cromado de la cola !!.
    Es increíble las maravillas que hacen hoy día con la ortopedia.
    Cuando le miraba las piernas a mi chica, os juro que no sabía cual me gustaba más, la de plástico o la otra...
    Sin apenas resistencia por su parte, accedió a una nueva salida en moto. Sólo habíamos hecho unos Km y 4 curvas, cuando sin motivo alguno, va y me vomita. Mi cazadora nueva perdida y la moto hecha un asco..

    Ya no pude aguantar más, se lo dije a la cara :

    "¡ Mira guapa ! Ya te vale. Si no te sabes comportar en la moto, te buscas otro idiota que te aguante, que a mi ya me has hartado."

    La muy cursi se echó a llorar...

    ¡Mujeres!, ¿ Quien las entiende ?
  2. Fireblade

    Fireblade MoTerador Staff BMW FAQ Moderador Miembro del Club

    Registrado:
    3 Mar 2005
    Mensajes:
    11.095
    Me Gusta:
    4.039
    Ubicación:
    Capital City
    Modelo:
    E92
    Joer con el motero!
    Cualquiera se va con él a dar una vuelta de paquete, eh? (si que era valiente la tal Pili!...)

    Solo añadiría: "si ves que el capitan abandona el barco no esperes a que se hunda"




    PD:
    :mus- ...
  3. zzrk

    zzrk Guest

    Estuvo un año en el hospital y no le puso los cuernos??? jeejej

    Vaya fiera

Compartir esta página