Silverstone,la primera carrera de ¿Formua 1?

Tema en 'Foro BMW F1/Racing/Competición' iniciado por blaki, 5 Jul 2007.

  1. blaki

    blaki Capullo Leader Miembro del Club

    Registrado:
    22 Ene 2007
    Mensajes:
    43.678
    Me Gusta:
    9.162
    Ubicación:
    Curva de Gauss
    Modelo:
    340 DIESEL
    Siempre que nos referimos a la ‘historia de la Fórmula 1’ decidimos comenzar situándonos en un sábado 13 de mayo de 1950 en el viejo aeródromo de Silverstone. Pero ¿estamos en lo cierto? ¿Es correcto este punto de arranque? A continuación vamos a ver cómo fue creciendo, primero entre despachos y luego en los circuitos, el germen de la –a día de hoy– conocida como F1. Los primeros pasos de la ‘F1’, ordenados cronológicamente, se detallan a continuación:
    1. 28 de febrero de 1946. La Commission Sportive Internationale (CSI), la vertiente deportiva de l’Association Internationale des Automobiles Clubs Reconnus (AIACR), se reúne por vez primera con el objetivo de proyectar una renovación del antiguo reglamento. Esta normativa ya resulta retrógrada puesto que fecha de 1938, es decir, es anterior a la Segunda Guerra Mundial: en este corto período de tiempo han sido muchos los cambios.
    Dos de los principales pilares del automovilismo mundial, franceses y británicos, presentan sendas propuestas:
    - Propuesta francesa:
    1946-1947. Continuación de la normativa preguerra, es decir, cilindradas de 3 litros para los motores sobrealimentados (con compresor) y de 4’5 litros para los aspirados (sin compresor). El combustible, limitado y regulado.
    1948-1953. Se reducen las cilindradas ya que pasan de 1’5 y de 3 litros para los motores con y sin compresor respectivamente. El combustible, sin restricciones.
    Los franceses argumentan que las dos primeras temporadas son un paréntesis con el objetivo de desarrollar nuevos monoplazas, y es que en aquellos días aún se corría con máquinas de los decadentes ’30.
    - Propuesta inglesa:
    1946-1950. Cilindradas de 1’5 y de 4’5 litros para los propulsores con y sin compresor respectivamente. El combustible, totalmente libre.
    2. Marzo de 1946. L’AIACR apoya la iniciativa británica. Como respuesta, los franceses no dudan en presentar una segunda propuesta basada en la introducción de cilindradas de 1’5 y de 3 litros a partir del año siguiente.
    3. Finales de junio de 1946. L’AIACR se reúne en París. Se tratan varios puntos:
    - 25 de junio: reelección del presidente, el vizconde de Rohan.
    - 3 de julio: l’AIACR pasa a denominarse, oficiosamente, Fédération Internationale de l’Automobile (FIA).
    Poco antes, su sección deportiva, la CSI, lleva a cabo un encuentro bastante fructífero. Éste, situado el 21 de junio, acuerda:
    - Las bases de una nueva categoría, la Fórmula Internacional. Ésta se introducirá en 1947 y se extenderá hasta 1951.
    - De nuevo apoya el proyecto inglés, y es que acepta los vehículos de 1’5 y 4’5 litros en función de su alimentación. No obstante, el combustible no estará exento de restricciones, sino que irá a cargo de los organizadores y será regulados por miembros de la CSI.
    - La validez de la antigua normativa hasta el 31 de diciembre de 1946.
    - La prohibición explícita de participantes alemanes en las carreras. Evidentemente en estas comisiones la presencia de delegados o miembros de este país era inexistente. La Segunda Guerra Mundial había dejado una huella difícilmente olvidada.
    4. 1 de septiembre de 1946. Se celebra en la ciudad italiana de Turín el III Gran Premio del Valentino. Éste se caracteriza por ser el primero de la historia disputado bajo las especificaciones técnicas del nuevo reglamento, el cual –recordemos– no será legítimo hasta el 1 de enero de 1947. Sin embargo, dos carreras más, celebradas en Milán el 30 de septiembre i en Bois de Boulogne el 6 de octubre, le toman el relevo ya que adoptan también la ‘flamante’ normativa. Así pues, podemos afirmar que la nueva Fórmula Internacional nace de facto en 1946, pero de iure en 1947.
    5. 17 de octubre de 1947. La CSI se reúne en ocasión de la celebración del Salón del Automóvil de París. Con una agenda bastante densa la comisión, formada por delegados de todo el mundo –tres de Francia; dos de los EEUU, de Bélgica, de Gran Bretaña, de Italia, etc; uno de Austria, de Hungría, de Suecia, etc.–, llega a las conclusiones que vienen a continuación:
    - El Barón René de Knyff es elegido Presidente Honorario.
    - Augustin Pérousse es el nuevo presidente, así como Lord Howe vicepresidente.
    - La aprobación unánime del nuevo calendario para 1948.
    - La extensión del reglamento de la Fórmula Internacional, el cual finiquitaba a finales de 1951, hasta el 31 de diciembre de 1953.
    - En último término, se acuerda la creación de una nueva categoría. Este decisión viene tomada vistos los grandes resultados obtenidos en las carreras de voiturettes, las de petites cylindrées. Ésta se establece del 1 de enero de 1948 hasta el 31 de diciembre de 1953, y se basa en vehículos de 0’5 litros para motores con compresor –sobrealimentados– y de 2 litros para los sin compresor –atmosféricos–. Además, el combustible es de libre elección.
    Es entonces cuando se ha de realizar una clara diferenciación entre ambos tipos de competición: hasta entonces la ‘principal’ se había conocido como Fórmula Internacional, pero con la existencia de esta categoría ‘inferior’ es necesario un tinte distintivo. La misma Fédération Internationale de l’Automobile (FIA), en sus comunicados oficiales, las llegó a denominar Fórmula Internacional I (F.I.I.) y Fórmula Internacional II (F.I.II.) respectivamente. Al largo del tiempo estos términos, quizás a raíz de artículos periodísticos, han ido sufriendo evoluciones. Es por esto que, durante estos primeros meses, se pueden leer infinidad de variaciones:
    a) Fórmula Internacional I (F.I.I.) y Fórmula Internacional II (F.I.II.).
    b) Fórmula I (F.I.) y Fórmula II (F.II.).
    c) Fórmula A (F.A.) y Fórmula B (F.B.).
    d) Y finalmente, Fórmula 1 (F.1.) y Fórmula 2 (F.2.).
    Como vemos, parece ser que el origen del término ‘F1’ es más bien difuso.
    Todo ello sirve para comprender mejor la controversia existente acerca del origen de la F1. Unos pueden situarla en 1946 –con las primeras carreras bajo este reglamento–, otros pueden hacerlo en 1947 –con la implantación definitiva de ésta–, otros en 1948 –cuando es necesaria la distinción respecto la categoría voiturette–... u otros en 1950 –con el nacimiento del Campeonato del Mundo de Pilotos–. Aunque la última opción sea la más conocida –pues ha sido respaldada por la propia FIA–, cada cual es libre de pujar por aquella que más le agrade. Empieza la subasta.

Compartir esta página