El enésimo enfrentamiento entre el 130i y el R32. Reportaje y fotos

Tema en 'Foro General BMW' iniciado por Factoni, 9 Jun 2006.

  1. Factoni

    Factoni Clan Leader

    Registrado:
    9 Oct 2005
    Mensajes:
    19.661
    Me Gusta:
    1.331
    Los protagonistas de nuestra comparativa son animales enjaulados en un mundo de radares y controles de velocidad por sorpresa. Son máquinas que aseguran prestaciones, prometen diversión al volante y pueden ser aprovechadas en el día a día sin problemas. Eso sí, tanto R32 como 130i tienen su propio carácter. Son tan iguales y, al mismo tiempo, tan distintos...

    Más de 250 CV, poco más de cuatro metros y promesa de ir muy rápido. Estas características resultan válidas para los dos coches de nuestra comparativa, pero las diferencias entre ambos son tan grandes que intentar simplificar su naturaleza en una frase parece una misión encaminada al fracaso.

    [​IMG] Diferencia de matices
    Ya la mera configuración de cada uno de los vehículos es diferente. El Golf recurre a la tracción total 4Motion, que es ya conocida en la gama, y que en esta versión encuentra verdadera justificación –en otros modelos es recomendable, en el R32 es obligatoria-. Este elemento, además del plus de seguridad que confiere en asfaltos en mal estado o bajo condiciones climatológicas adversas, le viene como anillo al dedo al Golf más potente, pues lo “sujeta” al suelo cuando nos decidimos a poner toda la carne en el asador y extraer todo lo que nos puede ofrecer este R32. Por mucho que pisemos el acelerador, tanto en rectas como en apoyos, la estabilidad no se compromete y no se producen pérdidas de tracción, algo que podría parecer lógico ante la enorme cantidad de caballos de este compacto.

    El BMW 130i recurre a una configuración distinta y se decanta por la propulsión trasera, habitual en la marca bávara. Con ella, asegura un comportamiento de lo más excitante y una calidad de guiado inalcanzable en la categoría. No obstante, son muchos caballos detrás, lo que condiciona su conducta y lo hace delicado en determinadas situaciones: asfalto mojado o malas condiciones climatológicas. Para estos momentos, cuando la trasera se insinúa –y, a veces, algo más que eso- y la adrenalina se dispara, hay que tener buenas manos al volante. En definitiva, el 130i es mejor elección para aquellos conductores que quieran -y sepan- sacar a relucir todo el potencial del vehículo.

    [​IMG] DETALLES DEL 130i

    [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG][​IMG][​IMG] [​IMG][​IMG] [​IMG]

    Ambos modelos nos obsequian con suspensiones firmes, aunque no incómodas, y con direcciones precisas e instantáneas, pero, en este apartado, nos decantamos por el compacto de BMW, pues las sensaciones que ofrece son mejores: sus suspensiones resultan algo más eficaces y proporcionan más confort a los ocupantes y su volante radiografía mejor el asfalto y es más rápido en conducción dinámica. Eso sí, a la hora de realizar maniobras con el coche parado o a velocidad baja, nos ha parecido algo dura.

    [​IMG]

    Prestaciones de escándalo
    Tanto el BMW como el Volkswagen son coches que corren y mucho. Sus motores así lo prometen, pero, al igual que en el caso de la tracción, difiere la configuración de ambas mecánicas, El propulsor del 130i es un seis cilindros en línea que entrega oficialmente 265 CV y un par máximo de 32,7 mkg (269,1 CV y 33,3 mkg en nuestro banco de rodillos); mientras, el R32 se “conforma” con “sólo” 250 CV y un par de 32,7 mkg (258 CV y 35 mkg, según nuestras mediciones) y con una disposición mecánica también compuesta de seis cilindros, aunque, en estes caso, en V.

    Esos 15 CV extra que posee el Serie 1 son suficientes para que el compacto bávaro sea algo más rápido en las mediciones que ha realizado nuestro Centro Técnico, a pesar de que el par máximo sea favorable al R32. Tanto en aceleraciones (0-100 km/h y 0-1.000 m) como en recuperaciones (80-120 km/h en quinta y sexta velocidad), las cifras favorecen al 130i, aunque las diferencias no son definitivas ni mucho menos. Se ronda, como mucho, el medio segundo, excepto en la recuperación de 80 a 120 km/h, donde se supera esta cifra. La velocidad en ambos está limitada a 250 km/h, pero, de proponérselo y sin las limitaciones de la electrónica, la superarían con creces.

    El BMW, más rápido
    Al conducirlos no hemos sido, evidentemente, capaces de discernir si uno era más rápido que el otro, aunque ya presentíamos, por las sensaciones que nos generaba, que iba a ser el 130i el vencedor en este apartado. Sin embargo, un conductor poco experto al volante le sacará más partido y obtendrá “mejores tiempos” con el Golf, pues es más eficaz y más noble cuando se le buscan los límites y no ofrece pérdidas de tracción

    A la hora de detenerse, los frenos de uno y otro son una garantía de éxito. Podemos ir muy deprisa y someterlos a un trabajo extremo, que nos sorprenderán con frenadas instantáneas y en pocos metros (por debajo de los 70 metros el Serie 1 y ¡rozando los 67! el R32).

    [​IMG] [​IMG]

    Ambos propulsores hacen gala de un sonido cautivador, lo que ayuda a que no nos apetezca dejar de pisar el acelerador. A pesar de ello, en este capítulo también hay diferencias de matices: el Golf es algo más ruidoso y la calidad de ese sonido puede llegar a cansar con el paso de los kilómetros. Eso sí, escuchar el rugido de la mecánica cuando pisamos a fondo no tiene precio en ninguno de los dos.

    Quizás no importe demasiado el capítulo del consumo si nos compramos cualquiera de estas dos "bestias", pero es obligatorio referirnos a él. Sorprende que tanto Golf como 130i no tengan un gasto demasiado elevado, o al menos a nosotros no nos lo parece si tenemos en cuenta la satisfacción y el nivel prestacional que ofrecen. Medias en torno a los 11 litros cada 100 km en el ciclo mixto, según las mediciones de nuestro Centro Técnico, nos parecen un "precio" que merece la pena pagar, sobre todo si lo comparamos, por ejemplo, con el gasto en combustible de un TT de gasolina "normalito". Aquí, el que vence es el modelo de BMW, pues en los exámenes a los que lo hemos sometido ha declarado un consumo menor que el del Volkswagen, en torno a 0,7 litros cada 100 km.

    ¿Tímido o arriesgado?
    Es evidente que la estética cuenta bastante la hora de adquirir un coche. Aquí, cada una de las marcas ha optado por caminos diferentes a la hora de diseñar ambas versiones deportivas. El 130i es un "lobo con piel de cordero", pues por fuera no se diferencia apenas de sus hermanos de gama. No hay aditamento deportivo que nos indique que bajo el capó se esconden 265 CV, por lo que los amantes de la discreción tienen en este BMW su elección ideal.
    En el Golf R32, la cosa es diferente. La imagen de esta variante es más contundente y deportiva y en ella cobran especial importancia elementos como los logos "R32", las taloneras, la doble salida de escape centrada y un morro específico. En definitiva, estética diferenciada y, quizás, algo “cantosa”, para no pasar inadvertido.

    DETALLES DEL GOLF R32

    [​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG][​IMG][​IMG] [​IMG] [​IMG] [​IMG][​IMG]

    Dentro pasa algo similar: el R32 abusa más de la personalización y el 130i sólo nos "regala" alguna referencia a Motorsport, responsable de los modelos más deportivos de la marca. Las dos unidades que hemos probado poseían asientos específicos. El BMW cuenta con unos especialmente deportivos -en un pack junto a la suspensión deportiva por 1.350 euros-, con múltiples regulaciones, pero que estéticamente no son muy diferentes a unos convencionales, mientras que el Golf toma unos “bacquets” casi de competición -en un pack junto a la tapicería de cuero y tela por 3.420 euros-. Estéticamente resultan muy pintones y agarran muy bien el cuerpo, pero dificultan algo el acceso (por la estrechez de los mismos).

    La relativa importancia de los centímetros
    En estos modelos, más que GTIs, el apartado del espacio y la modularidad debería quedar en un segundo plano, pero algunos potenciales compradores seguro que lo valoran. Si tú eres uno de ellos, debes saber que existe un claro vencedor: el Golf. El modelo de Volkswagen es más utilizable en el día a día porque ofrece más centímetros en las plazas traseras y un maletero, aunque con menor capacidad -la tracción total condiciona mucho esta zona-, más aprovechable por sus formas regulares. El 130i cubica 335 litros y el Golf, 295, unas dimensiones que no son para estar orgullosos en el segmento y que, para más inri, se consiguen a pesar de no contar ninguno ni con rueda de repuesto convencional ni de emergencia, sólo con un kit antipinchazos, que, teniendo en cuenta el enfoque de los dos coches, nos parece insuficiente.

    A partir de 36.000 euros
    36.605 frente a 38.000 euros. R32 frente a 130i. La diferencia de precio entre uno y otro en este segmento, a priori, no parece determinante, pero, si analizamos bien los equipamientos de serie, nos daremos cuenta de que la brecha entre ambos es mayor. Sumemos a los 38.000 euros del Serie 1 los 1.350 euros del Pack Dynamic (asientos deportivos, llantas de aleación sobre neumáticos especiales, reposabrazos delantero y suspensión deportiva), que montaba nuestra unidad de pruebas y que nos parece casi obligatorio teniendo en cuenta el enfoque del coche. Añadamos también algunas de las opciones del BMW que son de serie en el Volkswagen (control de velocidad de crucero, faros de xenón, alarma, anclaje Isofix y espejos retrovisores calefactables) y el precio no es tan parecido, pues queda en cerca de 40.000 euros, frente a los citados 36.605 del Golf. Una diferencia económica a tener en cuenta.

    Rafa Guitart se queda con el BMW 130i
    Los dos modelos que hemos enfrentado en esta comparativa son capaces de satisfacer con creces las necesidades de un usuario avanzado en la conducción. Son muy atractivos, apetecibles, divertidos de conducir y relativamente cómodos para viajar. No podemos decir que sean baratos, porque cualquiera de ellos supera los 35.000 euros de tarifa, pero, si tenemos en cuenta que bajo su capó hay más de 250 CV, la cosa cambia.
    Si hacemos una operación aritmética para calcular lo que nos costaría cada CV, el resultado estaría en torno a los 140 euros/CV, un coste asumible si pretendemos disfrutar de verdad de la conducción. Me han gustado mucho los dos, la verdad, pero, si tuviera que decidirme por uno de ellos, lo haría por el BMW 130i. Reconozco que el sistema de propulsión posterior me gusta más, aunque, en condiciones adversas, sea más efectivo el Golf R32. En el BMW se siente mejor la conducción, se tiene mayor precisión en las trazadas, es más fino y también algo más exigente que el Golf en zonas viradas.
    La diferencia en prestaciones no es muy significativa, los dos tienen su velocidad limitada a 250 km/h y, cronómetro en mano, no hay cifras muy dispares. Para uso diario me parece más cómodo el 130i, es más silencioso, refinado y discreto.

    Antonio Corral prefiere el VW Golf R32
    El 130i es un auténtico "cochazo". Lo pasamos de miedo con él durante la semana que lo tuvimos a nuestra disposición... pero yo me decanto por el R32. De acuerdo que el BMW nos regala una conducción más excitante, de acuerdo que me agrada más su anonimato estético -a uno le gusta pasar inadvertido-, de acuerdo que corre más, pero el Golf está hecho para todo el mundo. Su tracción total se encarga de predecir y corregir nuestros excesos sin que lo notemos. No, no te engañes, no es un coche aburrido ni mucho menos, pues carácter tiene y diversión se le puede extraer "a paladas".
    Además, el cambio DSG es una maravilla y nos permite concentrarnos únicamente en la conducción, pues no tenemos que preocuparnos de cambiar manualmente.
    Finalmente, a la hora de echar cuentas, la calculadora también se decanta por el compacto de VW. Vale, son sólo 1.400 euros menos, pero por ese menor precio tiene bastante más equipamiento de serie.
  2. birdhouse

    birdhouse Clan Leader

    Registrado:
    16 Dic 2004
    Mensajes:
    25.499
    Me Gusta:
    193
    Ubicación:
    Entre radares
    Joer con las comparativas, parece que se necesiten decimas para decidirse por un coche u otro.

Compartir esta página